domingo, 23 de junio de 2013

SOLTICÍO DE VERANO

Las raíces de la celebración de la Noche de San Juan se pierden en el tiempo. Nuestros antepasados creían que el Sol estaba enamorado de la Tierra y se resistía a abandonarla. Y por ello comenzó a festejarse en la última noche de primavera, alrededor del 24 de junio, que es la más corta del año. A esto se unía la superstición de que ese día era el ideal para ahuyentar a los malos espíritus y atraer a los buenos, así como para librar encantamientos de amor y fertilidad.

Con la llegada del cristianismo, la Noche de San Juan se mantuvo, pero perdió su carácter mágico y adoptó un nuevo significado. Según los textos sagrados, Zacarías mandó encender una hoguera para anunciar a sus parientes el nacimiento de su hijo, Juan Bautista, que coincidía con la noche de solsticio de verano.

Para conmemorar esa fecha, los cristianos del medievo encendían grandes hogueras y celebraban diversos ritos a su alrededor. En ellos siempre estaba presente la señal de la Cruz.

3 comentarios:

  1. Mi querida y cabezota amiga. Has puesto una entra muy bonita de esta noche mágica de San Juan, que te lo pases muy bien y no empines el codo demasiado.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. jijiji gracias guapa, que ha ria yo sin vosotras.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Hola Amparo
    me gusta mucho la entrada que has hecho, así me he podido informar que Juan el Bautista nació con el solsticio de verano.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar